viernes, 27 de agosto de 2010

El Juego, el Lenguaje del Niño



¿Por qué es importante el juego para el niño(a)?Para el niño el juego espontáneo es esencial, es un lenguaje propio, su manera de expresarse. El juego tiene sus inicios cuando el bebé empieza a explorar con su propio cuerpo, sus dedos, sus propios sonidos. Paulatinamente va percibiendo que él no lo es todo y que hay un mundo exterior -la madre con la que también explora- y va apropiándose de él a través del espacio de juego, espacio que se crea entre el él y la madre llamada zona de ilusión, un espacio intermedio entre su mundo interno y externo. Para que el juego se pueda dar se requiere del establecimiento de una relación que se percibe como digna de confianza con la madre, ésta debe haber proporcionado suficiente oportunidades de ilusión o experiencias satisfactorias al bebé, adaptándose a sus necesidades produciendo en él la ilusión de que existe una realidad exterior que corresponde a su capacidad de crear. Posteriormente se van incorporando los juguetes u objetos en el juego, los cuales no son relevantes sino el uso y lo que representan para el bebé o niño, ya que él los inviste de sus propios aspectos: amores, odios, frustraciones fantasías y vivencias subjetivas en general. Uno de estos primeros juguetes es el objeto transicional, juguete u objeto que tiene ciertas características apreciadas por el bebé (osito, carrito, almohada) y que representa un aspecto de la madre, lo calma y permite tolerar su ausencia cuando ella no está, así como ir comprendiendo este proceso de separación de ella.
El juego espontáneo va pasando por diferentes etapas en el niño, del jugar sólo o con la madre y luego el padre o hermanos al juego con otros pares fuera del ámbito familiar marcando su ingreso a la cultura y lo social. El juego espontáneo favorece en el niño el crecimiento, la integración de la personalidad, el placer, la posibilidad de expresión y comunicación de agresión, alegrías, angustias y fantasías; le permite controlar la ansiedad así como sus impulsos, la adquisición de nuevas experiencias, favorece la capacidad de creación, el ingreso a la socialización y la posibilidad de sentirse feliz y vivo.

¿Por qué es importante que el niño(a) juegue desde el aspecto cognitivo?
A través del juego el niño aprende a conocer la realidad y descubre las características y leyes del mundo que le rodea. Aprende las semejanzas y diferencias, aprende los roles. Desarrolla habilidad para la manipulación y coordinación motora fina, así como para la coordinación motora gruesa (correr, saltar) integrando ambas. Favorece el desarrollo del lenguaje, la representación simbólica, la capacidad de análisis y síntesis, la relación entre causa y efecto, etc.

Favoreciendo el Juego en los Niños y Niñas
Un niño sano emocionalmente puede jugar de manera natural a cualquier edad y no requeriría de estimulación alguna en todo caso podríamos hablar de aspectos que favorecen que el niño juegue. Desde muy pequeño el favorecer un vínculo cercano por parte de la madre y el padre así como ser empáticos y satisfacer sus necesidades de cuidado y afectivas oportunamente crea el ambiente propicio para que el niño pueda crear y jugar. El favorecer espacios de reunión y juego libre con otros niños o adultos es lo más saludable, lo importante no es el juguete sino la posibilidad de encuentro, expresión y disfrute. Es beneficioso a cualquier edad que los padres permitan que el niño manifieste en su juego lo que él desea, así como intervenir en él sin cortarlo ni imponer sus propios aspectos en el juego de sus hijos, colocando algunas reglas como no romper los juguetes, horario de término, etc.
Sugerencias:
  • Promover el juego libre colectivo con otros niños preferiblemente en espacios amplios o abiertos, para favorecer el despliegue de recursos afectivos por parte del niño así como favorecer su ingreso a la socialización. Dosificar los juegos virtuales o de internet, ya que no favorecen estos aspectos y mantienen al niño sólo o aislado.
  • Favorecer el juego motriz (carreras, saltos, trepar), que favorece a través de la conquista de su cuerpo el logro de seguridad así como la coordinación y equilibrio.
  • Contar con un espacio en la casa apropiado para el juego, así como dedicación y tiempo disponible por parte de los padres para acompañar al niño cuando esté jugando o jugar con él siguiendo el hilo a su juego sin imposiciones pero con algunas reglas.
  • Permitir que el niño escoja sus propios juguetes u objetos con los que quiera jugar, muchas veces los materiales reciclados son de bastante interés para él como cajas, latas, telas y ayudan al despliegue de su creatividad.
  • Permitir que el niño pequeño pueda llevar al nido o fuera de casa su “juguete favorito” ya que éste le brinda calma y seguridad cuando está lejos de sus padres u hogar.

    ______
Artículo elaborado para "El Comercio", Sección A - Zona Familiar - Agosto 2010
Bibliografía: